DS Busuit - Premium Business Template for Joomla!

Intervención de Alejandro Encinas en el lanzamiento de “Por México Hoy” PDF Imprimir Correo electrónico
Miércoles 07 de Octubre de 2015 19:42


Estación Indianilla, Ciudad de México
3 de octubre de 2015

Compañeras y compañeros:

Queremos agradecer sinceramente la atención que han tenido con la convocatoria que nos reúne hoy que es el lanzamiento de Por México Hoy. Se trata de una iniciativa para repensar en colectivo nuestro proyecto de país. De trazar una hoja de ruta para salir de las coordenadas de desafección con la democracia, corrupción e injusticia por las que actualmente navega el país.

México enfrenta la peor crisis humanitaria y de violación de los derechos humanos de su historia. A la violencia e inseguridad; la corrupción y la impunidad, se suma la descomposición y el descrédito del Estado mexicano, de las instituciones públicas y de los partidos políticos.
México se encuentra dividido. Existe un país de ellos, el uno por ciento, que concentra la riqueza nacional, y el de nosotros, quienes la crean. El de ellos, la burocracia y la partidocracia de privilegios, el de nosotros, el de la igualdad, las libertades y los derechos. El país de ellos, para quienes el cambio generacional significa la construcción de una nueva oligarquía criolla; y el país de nosotros, el indígena y mestizo, el que se reconoce en nuestras culturas y tradiciones.

El actual sistema político se ha agotado. Las instituciones públicas y los órganos de representación carecen de credibilidad. Los actuales partidos políticos no representan las aspiraciones de nuestra sociedad.

Los intereses mundanos y el pragmatismo han contribuido al divorcio de la política de las causas populares. Nuestro país se ha convertido en un archipiélago de indignación que reclama de un movimiento ciudadano que se constituye como una alternativa a la crisis mexicana, y que deje atrás las viejas concepciones, valores y símbolos de la política tradicional. Se necesita un movimiento que exprese la diversidad de ideales y aspiraciones de nuestra sociedad.

Que tenga como principal objetivo, la defensa y promoción de los derechos ciudadanos, destacando como principios fundadores la igualdad, la justicia, la libertad, la tolerancia y la soberanía popular, y que ofrezca una alternativa que dé cohesión a la indignación para dar respuesta a los grandes desafíos, producto de una globalización salvaje y de gobiernos ineficientes que han sido incapaces de reducir la enorme brecha existente entre pobreza y riqueza, justicia e impunidad, transparencia y corrupción. Entre el país que somos y el que podemos ser.

No pretendemos construir un nuevo partido político, pero vamos hacer política, a través de un frente político y social que proyecte la necesidad de vivir de mejor manera la democracia en su dimensión colectiva, representando lo público, lo que es de todos.

Un frente que reivindique la política como una virtud, y no como símbolo de la degradación, la corrupción, la impunidad y la ineficacia en que hoy la han convertido quienes ejercen el poder.

Queremos reivindicar la política como un asunto del interés público. Reinventar la política significa regresarla a su sentido clásico: ponerla al servicio de la gente, no de los poderosos. La política no es propiedad de los poderosos, como la democracia no es posible sin la participación del pueblo.

Es hora de volver a imaginarnos nuestro ser colectivo y reconstruir un proyecto alternativo al de la élite en el poder.

Para ello, debemos replantear nuestro desempeño, abandonar los lugares comunes, modificar nuestras prácticas e incluso nuestro lenguaje. Necesitamos aprender a escucharnos y aprender de nuevo a leer lo que sucede en el país, para responder a las aspiraciones populares y para fortalecer una iniciativa social con autonomía del poder político y con un ideario renovador.

Tenemos que escuchar a la gente y dejar de hablarnos a nosotros mismos. Escuchar el dolor de las víctimas, de los padres que perdieron a sus hijos por la violencia del Estado o en la absurda guerra contra el crimen; del campesino despojado de sus tierras por la voracidad de los negocios: del empresario acechado por la extorsión y por la corrupción. Escuchar al joven al que le conculcaron su derecho para seguir estudiando; al profesionista que no encuentra empleo; al migrante y al desplazado que quieren regresar a su tierra; a las jefas de hogares monoparentales que tienen que trabajar dobles jornadas para sacar adelante a su familia.

Tenemos que escuchar a quien injustamente está preso porque no puede pagar su defensa; al periodista al quien el poder quiere silenciar; al vecino que atestigua cómo la voracidad inmobiliaria deteriora el barrio que lo vio crecer y escuchar a los niños que quieren vivir en un país que no lo despojen de su derecho a soñar.
Queremos mirarnos de frente para identificarnos, para saber que no estamos solos y que como nosotros, hay millones de mexicanas y mexicanos indignados que quieren salir de su aislamiento y están dispuestos a organizarse para rescatar a nuestro país.
Quienes queremos el cambio y la dignificación nacional somos mayoría, pero debemos organizarnos en torno a causas concretas desde el territorio; los barrios, colonias, ejidos, escuelas, universidades y centros de trabajo, para que esta mayoría social se traduzca en una nueva mayoría política.
Para lograrlo, debemos encauzar esta energía social en causas transformadoras y vertebrar la indignación cívica en organización partiendo de tres premisas:
Primero. No se trata de hegemonizar iniciativa alguna ni de fusionar los diversos movimientos sociales, sino de sincronizar sus luchas y acompañarlas para que cada demanda tenga mayor resonancia. Nadie debe venir a imponer ni a decir lo que se tiene que hacer. Se trata de sumar esfuerzos respetando las definiciones y estrategias de cada individuo y organización.
Segundo, así como lo coyuntural tiene un encadenamiento histórico, las problemática local no surgen de manera espontánea ni son fenómenos aislados. Lo que se busca es articular agendas comunes: la defensa de los derechos humanos, la agenda feminista, la ambientalista, la sindical, y demandas locales como la lucha por la defensa del territorio y los recursos naturales de las comunidades indígenas y campesinas del país, y vincularlas con un proyecto integral de país.

Y tercero, acompañar este proceso con la deliberación y movilización social, que sume esfuerzos y acumule fuerzas. Ya que si bien la fuerza sin ideas carece de sentido, las ideas sin una fuerza social que las impulse son estériles. La toma de consciencia y empoderamiento popular son procesos que van de la mano en la construcción de ciudadanía.
Por México Hoy busca ser un espacio de confluencia y diálogo sincero, para superar desconfianzas mutuas y levantar la mirada al horizonte para construir un futuro común. Superar los desencuentros para abrir oportunidades e incorporar a sectores sociales que no suelen participar en los asuntos públicos.

Las lógicas de la vieja política tienen que dar paso a la interpelación de todos los sectores sociales, alentar la iniciativa personal o colectiva, y reconocer al mismo tiempo nuestras diferencias en la pluralidad, con flexibilidad organizativa para conjugar espacios de participación de organizaciones e individuos, en función de sus interés, capacidades y posibilidades, para coordinar acciones diversas, dejando atrás las prácticas clientelares, la corrupción y el burocratismo.

Tres valores deben articular nuestra acción: ética, justicia y solidaridad con las causas sociales.

Por México Hoy reconoce la importancia electoral e institucional, pero reitero, no es ni pretende ser un partido político. Vamos a hacer política, levantando miras para comprender que ésta no es una época de cambios, sino un cambio de época.

En esta nueva época, quienes hoy difícilmente se saludan van a tener que aprender a convivir. Los partidos con los movimientos, la administración con la autogestión popular, la organización con la flexibilidad, la voz experta con la voz sentida, el voto con la libertad de sufragio, la eficacia ejecutiva con la democracia deliberativa y, los viejos militantes que ejemplarmente aún resisten, con las generaciones emergentes que tienen que asumir ya las riendas en la conducción del país.

No hay un solo camino ni una sola verdad. En la conjugación de estrategias y la inclusión de la diversidad reside la fortaleza de una política alterna.

Reinventar la política es también disputar el sentido común y la solidaridad. Los poderosos han logrado que su ideología sea asimilada como algo normal para los sometidos. La vida cotidiana se basa en la competencia y el consumismo, en la lógica del mercado donde sólo sobreviven los más aptos. Cuando la desigualdad es el principio ordenador. En el surgimiento de una nueva época es posible vislumbrar una sociedad basada en la reciprocidad en la cual todos debemos hacernos cargo de que nadie quede rezagado.

A la política ideologizada y fantasiosa de los últimos decenios le siguió una política pragmática, anodina y burocrática alejada de los fines democráticos. A diferencia de nuestros padres que confiaban en transformar a la política, las generaciones más jóvenes han encontrado al final del camino sólo un gran vacío ético y moral.

Con Por México Hoy estamos apostando por algo nuevo. Qué la sociedad se apropie de esta iniciativa y la encuentre como una plataforma de participación política. Vamos a democratizar la democracia y vamos a construir un México sin exclusiones, en la que todas y todos tenemos un lugar. Este es nuestro reto, hacer de nuestro país, un México para todos y deseamos con todo corazón que ustedes y que muchas mexicanas y mexicanos más compartan este proyecto y se asuma en este sueño para rescatar a nuestro país. Muchas gracias.