DS Busuit - Premium Business Template for Joomla!

Entrevista al Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas En "El siglo de Torreón". PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Ana Carolia   
Viernes 07 de Octubre de 2016 02:07

El Siglo de Torreón

Entrevista al Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas En "El siglo de Torreón".


(si no puedes ver el video, visita el siguiente link)

https://www.youtube.com/watch?v=9TEJyvHn-HE

 

 

 

 

 




Dim lights Embed Embed this video on your site

 

TORREÓN, COAH.-
PARA CUAUHTÉMOC CÁRDENAS, FIGURA CENTRAL DE LA IZQUIERDA MEXICANA, EL DESCRÉDITO QUE ENFRENTA LA INSTITUCIÓN PRESIDENCIAL EN ESTE SEXENIO SE DEBE AL DETERIORO DE LA SITUACIÓN DEL PAÍS EN SEGURIDAD, ECONOMÍA, EDUCACIÓN Y CORRUPCIÓN

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano ha sido tres veces candidato a la presidencia de la República, y actualmente presidente honorífico de la Fundación para la Democracia, A. C. Fundador del PRD, partido de izquierda al que perteneció hasta 2014, posee una visión que abarca varias décadas sobre la vida política de México y en la que él ha jugado un papel protagónico. Con esa experiencia, considera que el descrédito por el que atraviesa la institución presidencial con Enrique Peña Nieto se debe simplemente a que los problemas no se resuelven, sino que se agudizan.

En su visita a La Laguna el fin de semana, Cuauhtémoc Cárdenas dialogó con El Siglo de Torreón en exclusiva sobre el desmantelamiento del legado de su padre, el expresidente Lázaro Cárdenas, en el campo y el sector energético. Además, hace un breve repaso sobre la situación política por la que atraviesa el país y las posibilidades de la izquierda de llegar al poder en 2018.

? Ochenta años del reparto agrario, uno de los hitos de la historia de México que puso fin a todo el reclamo revolucionario y que su padre (Lázaro Cárdenas) le tocó presidir, y que inició precisamente en La Laguna. Sin embargo, después de estos 80 años vemos que la situación del campo es muy diferente y que después de la reforma al artículo 27 constitucional en 1992, lo que se creó en aquel entonces, ha desaparecido. ¿Cuál es el balance que hace usted respecto a estas transformaciones que ha sufrido el campo en México y obviamente en La Laguna?

En primer lugar que no hubo continuidad en las políticas del Estado, no se siguió apoyando al campo y en particular al ejido, como se apoyó en los primeros años de la reforma agraria aquí en La Laguna en particular. Posteriormente desaparecieron las instituciones del crédito al campo, ya no existe una banca que se ocupe en refaccionar a la gente que trabaja en la agricultura, en la ganadería, en la producción forestal, Desapareció también todo el servicio de extensionismo agrícola, es decir, toda la asistencia técnica a los agricultores. Entonces, en esas condiciones lo que estamos viendo es un campo en donde sólo las zonas de más alta productividad han tenido la protección de las autoridades, pero porque cuentan fundamentalmente por apoyos privados y en muchos casos apoyos de las grandes transnacionales, que son las exportadoras o importadoras de los productos que se obtienen.

Por otro lado, hemos visto en los últimos años una intensísima migración de mexicanos hacia el norte, alrededor de medio millón los últimos 15 o 20 años, anualmente. Hoy, quizá por las restricciones para el paso de la frontera y por el desaliento de la economía norteamericana, estén pasando 300 o 350,000, pero hemos llegado a tener años como 2008 o 2009, en que cruzaron la frontera más de 600,000 mexicanos. Entonces, en esas condiciones, lo que está faltando es una política del Estado que se proponga recuperar las capacidades productivas del campo, elevar las condiciones de vida de los campesinos a través de los apoyos tecnológicos que se les puedan brindar y, por otro lado, a través de programas que reactiven la producción en amplias zonas del campo mexicano.

? Otra de las grandes reformas, esta mucho más reciente que también ha venido a dejar de lado el legado del cardenismo, es la Reforma Energética, ésta ya con el presidente Enrique Peña Nieto, y que desató un intenso debate por lo que implicaba: la apertura a la iniciativa privada de este sector estratégico que estaba en poder de las empresas del Estado. ¿Cuál es el balance a dos años de que se dio esta transformación y si vino a beneficiar a la industria energética nacional?

En lo que va de esta administración, lo que hemos visto es una baja en las reservas probadas del país. Cuando inicia este régimen, tenía el país reservas de acuerdo a los ritmos de explotación para nueve años. Hoy no alcanzamos para siete. Y revertir esa situación va a tomar bastante tiempo, cinco, seis u ocho años, si se hace una política de buscar reservas necesarias para abastecer tanto las demandas internas como las demandas de la exportación que tiene el país.
Hemos visto cómo, simplemente del año pasado a éste, la inversión pública en Petróleos Mexicanos, se redujo en un 33 %. Vemos una industria petroquímica desmantelada, tendiendo a desaparecer, lo que significa que no se le está dando valor agregado a la materia prima que se extrae de nuestro subsuelo. Y la apertura, ésta una apertura indiscriminada potencialmente de nuestro subsuelo a quien quiera aprovechar nuestros recursos, pues simplemente lo que podemos augurar es un agotamiento prematuro de los recursos, desabasto de acuerdo a nuestra necesidades, escasez… esto es lo que podemos decir que está sucediendo a raíz de la llamada Reforma Energética.

? Ya en lo político, uno de los balances que tiene este sexenio de Enrique Peña Nieto es el de la pérdida de credibilidad y confianza en la institución presidencial. Con la experiencia que usted tiene en política, conoció los tiempos del partido de Estado, cuando la figura del presidente era prácticamente omnipotente. Y ahora vemos que se nota una figura desdibujada y asediada por una serie de problemas, errores y demás. ¿Cuál es su balance sobre lo que ha ocurrido con la institución presidencial en este sexenio?

Yo quiero pensar que si hay descrédito de la institución presidencial se debe a que los problemas en vez de resolverse, se agudizan. Hay más inseguridad en la vida de todos los días. No se combate la corrupción, el propio presidente dice que es un mal general donde no hay quien pueda tirar la primera piedra…

? Que es por cultura…

Con lo cual muchos no estamos de acuerdo, desde luego. Tenemos un crecimiento económico casi nulo, en todo caso insuficiente para las necesidades de desarrollo del país. Educación que se deteriora, salud que se deteriora. En fin, esto es lo que estamos viviendo y pues en estas condiciones no puede haber acreditación o reconocimiento a una gestión pública.

? ¿Ve usted actualmente condiciones para que la izquierda pueda llegar a la presidencia de la República en 2018?

Mire, hay muchas izquierdas. Vamos a ver qué proponen los distintos grupos que se autodenominan de izquierda. Vamos a ver a qué candidatos presentan. Y vamos a ver qué propuestas pueden hacer.

? Pero actualmente hay dos grandes partidos: por una parte Morena, de Andrés Manuel López Obrador y, por otra parte, el PRD, que serían los que mostrarían una candidatura digamos más viable. Sin embargo vemos que a la izquierda le ha costado mucho trabajo presentar esa unidad que a fin de cuentas los lleve a la conquista del poder…

Seguramente porque tanto un partido como el otro tienen planteamientos diferentes y si no hay coincidencias es difícil tener un acuerdo electoral.

? Por último, uno de los grandes temas pendientes, y se extraña en las reformas que se han impulsado en México, es el de la Reforma del Estado de la que por mucho tiempo se habló y que se terminó postergando. ¿Usted cree viable en los próximos años una reforma de esta magnitud en donde se superen las grandes trabas que tiene la democracia mexicana?

Será sin duda uno de los reclamos que la gente esté haciendo hasta que efectivamente se pueda llevar a cabo una Reforma del Estado donde se propicie una democracia de más participación, donde la política del Estado tienda a generar equidad, a disminuir las desigualdades sociales. Pero mientras eso no suceda, que esto requiere trabajo digno, formal, protegido socialmente, requiere crecimiento de manera sostenida, un proyecto de país distinto al que tenemos actualmente que busca concentrar la riqueza en pocas manos, que tiende a la exclusión de amplios sectores de la sociedad de los beneficios que el Estado generar, etcétra. Entonces, lo que se requiere, son grandes cambios.

"Yo quiero pensar que si hay descrédito de la institución presidencial se debe a que los problemas en vez de resolverse, se agudizan”.
— Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, excandidato presidencial y fundador del PRD

 

Última actualización el Viernes 07 de Octubre de 2016 02:39